EE.UU. e Inglaterra pueden escuchar tus conversaciones en el celular

EE.UU. e Inglaterra pueden escuchar tus conversaciones en el celular

La noticia se suma a otras que encuadran a las agencias de seguridad de los Estados Unidos (NSA) y de Inglaterra (GCHQ) dentro de un esquema de espionaje masivo. E involucra a Gemalto, el mayor fabricante de chips SIM para teléfonos (el chip que venden las operadoras y habilita una línea telefónica móvil).

Según le dijo Edward Snowden, el primero en alertar sobre estas prácticas de espionaje masivo, a The Intercept, el espionaje está detallado en documentos secretos de 2010 a los que él tuvo acceso.

Allí se explica cómo estas agencias de inteligencia atacaron los sistemas de Gemalto (que fabrica 2000 millones de tarjetas SIM al año y opera en 85 países, incluyendo la Argentina) para robar las llaves de encriptación que, en teoría, preservan la privacidad de una llamada telefónica.

Tanto para 2G como para 3G y 4G, los datos que un teléfono intercambia con la operadora están encriptados, usando unas llaves digitales generadas por Gemalto y que almacena cada operadora. Este cifrado es, en el caso del 2G, muy fácil de quebrar, pero el del 3G y 4G era considerado hasta ahora razonablemente seguro.

Pero si lo que dice Snowden es cierto, las agencias de espionaje de los Estados Unidos y de Inglaterra son capaces de escuchar las conversaciones de millones de personas en todo el mundo con facilidad, y sin dejar rastro alguno, ya que poseen una llave maestra que les da acceso a dispositivos que usen un chip de Gemalto.

«Estoy muy preocupado por esto -le dijo Paul Beverly, el vicepresidente ejecutivo de Gemalto, a The Intercept-. Lo más importante para mí es comprender exactamente cómo sucedió. Quiero entender qué ramificaciones tiene, o pudo tener, para nuestros clientes».

El robo de claves se logró enviando mensajes de correo electrónico con malware y atacando las cuentas de Facebook de empleados de Gemalto, según los documentos.

La NSA no respondió al pedido de información de The Intercept; en el caso del GCHQ (la agencia de inteligencia inglesa), la respuesta fue que todo lo que hace ese organismo está dentro de los parámetros de la ley.

Fuente: www.diario360.om.ar